LENTES PROGRESIVAS

 

Qué es la presbicia o "vista cansada".

La presbicia o vista cansada consiste en la pérdida, de forma gradual, de la capacidad de acomodación de la vista para ver con nitidez y enfocar los objetos más cercanos.

 

La aparición de la presbicia no se produce en un momento concreto. Se trata de un proceso gradual y lo más habitual es que sea a partir de los 45 años.

 

Con la aparición de la vista cansada tareas como cocinar, coser, trabajar con ordenador, tareas manuales... se verán afectadas. Debido al esfuerzo a realizar para ver bien de cerca, al final del día suele aparecer una sensación de fatiga e incluso dolor de cabeza.

 

Un indicio de la presbicia es la necesidad de más luz para ver bien y el hecho de que alejando los objetos -estirando los brazos por ejemplo- se enfocan los objetos con mayor claridad y nitidez.

¿Que son las lentes progresivas?

Las lentes progresivas están diseñadas para facilitar la transición entre tus graduaciones para cerca, lejos y distancias intermedias a través del movimiento de los ojos.

 

 En la parte superior de las lentes progresivas se encuentra la zona de lejos. En la inferior, la adición necesaria para ver nítidamente de cerca. Entre ambas zonas se encuentra una zona de transición denominada “pasillo”, siendo ésta la zona de visión intermedia. En los márgenes laterales de las lentes la visión será borrosa tanto de cerca como de lejos., siendo esta zona más o menos amplia en función de la elección del tipo de lente.

 

En el proceso de adaptación a las lentes progresivas es importante acostumbrarse a mirar utilizando las distintas zonas de la lente en función de la distancia a la que se quiera enfocar. De esta forma, se consigue ver cómodamente en todas las distancias.

¿Es complicada la adaptación a las lentes progresivas?

El éxito de la adaptación dependerá de diversos factores. Con nuestros progresivos, y siguiendo nuestra guía de adaptación, el grado de éxito en la adaptación es superior al 97%.

 

Algunas cuestiones a tener en cuenta son:

 

• Practicar el cambio de visión Lejos-Cerca. Sentados en el sofá delante de la televisión con la espalda erguida y una revista en las manos, alternar la visión del televisor con la lectura.

 

• Al bajar las escaleras o mirar el suelo tener especial cuidado. En este caso bajar la cabeza mientras se mira a través de la parte superior de la lente (distancia lejana).

 

• Direccione la mirada hacia el objeto deseado con el movimiento de la cabeza en vez desplazar únicamente los ojos a través del lente, para encontrar la zona más nítida según la distancia del objeto.

 

•  Paciencia al inicio, algunos días se requieren para adaptarse a las nuevas lentes.

 

• Si después de algunas semanas no logra la óptima adaptación a las lentes acudir a nuestras ópticas para que verificar nuevamente la correcta adaptación de la gafa a su morfología. En algunos casos, el ajuste de las gafas en unos milímetros puede generar un cambio muy importante para la adaptación.

 

• No dejar pasar mucho tiempo (ponérselas y quitárselas de forma continuada a lo largo del día) para la adaptación de las lentes progresivas ya que será mucho más dificultoso acomodarse a ellas.

 

¿Qué ocurre si finalmente no me adapto a los cristales o no me convencen las gafas?

Si durante los tres meses posteriores a la compra, usted no se adapta o no se encuentra satisfecho, le devolvemos su dinero.

 

 

TIPOS DE LENTES PROGRESIVAS

En nuestras ópticas le ofrecemos diferentes tipos de lentes progresivas en función de su composición, tratamientos, filtros e índice de refracción que será el que finalmente determinará el espesor de las lentes.

 

En base a la materia de fabricación de las lentes estas pueden ser:

 

Lentes minerales: Tienen un alto componente de sílice. Son conocidas como lentes de vidrio. Ofrecen gran transparencia y, en altas graduaciones, permite un menor espesor de las lentes. Tienen una alta resistencia al rayado pero, al ser un material muy rígido, son más frágiles que las lentes orgánicas. Admiten tratamientos como el anti-reflejante., color, fotocromáticos (se oscurecen con el sol) …..

 

Lentes orgánicas: Están compuestas de polímeros plásticos. Son más resistentes a la rotura y flexibles, que las lentes de vidrio pero pueden rayarse con más facilidad que las anteriores. Así mismo, a igualdad de graduación, estas lentes son mucho más ligeras que las lentes minerales. Admiten tratamientos como el anti-reflejante., color, fotocromáticos (se oscurecen con el sol) …..

 

Lentes de policarbonato: Están formadas de polímeros plásticos, pero a diferencia de las lentes orgánicas, este polímero forma cadenas paralelas con escasos enlaces entre ellas, a través de esta composición, las lentes de policarbonato presente una excepcional resistencia al impacto.

 

Por tanto, al ser más resistentes que las lentes orgánicas, son las lentes más idóneas para las monturas al aire (taladradas).

 

INDICE DE REFRACCION DE LAS LENTES

 

Lentes estándar índice 1.5: son las lentes estándar y que utilizan la gran mayoría de nuestros clientes. No son los más indicados para gafas al aire o para gafas ranuradas/nylor. Son las lentes idóneas para graduaciones hasta +/- 2.00 dioptrias.

 

Lentes finas índice 1.6: estas lentes son notablemente más "finas" que las estándar. Son las lentes idóneas para graduaciones desde +/- 2.00 hasta 4.00 dioptrías, ya que son más cómodas (menor peso) y más estéticas que las lentes estándar.  Son las indicadas para gafas al aire o para gafas ranuradas/nylor.

 

Lentes extra-finas índice 1.67: . Son las lentes idóneas para graduaciones altas (mas de 4.00 dioptrías). Por su geometría consiguen una considerable reducción del espesor de la lente asi  como una mejora de la visión periférica. Son, por tanto, más estéticas y ligeras que las lentes de índice 1.6.

 

TRATAMIENTO ANTI-REFLEJANTE

 

El tratamiento anti-reflejante evita los molestos reflejos y brillos que se generan con la luz en la lente, con la consiguiente mejoría estética.

 

Así mismo, tu visión será más confortable trabajando con luz artificial o con el ordenador y  se reducen de forma muy notable los deslumbramientos cuando se conduce de noche.

 

Dentro de los tratamientos anti-reflejantes podemos tener: Los monocapa y los multicapa (HMC o SHMC) que incorporan más ventajas. Estos últimos incluyen la capa de endurecido de las lentes (ayuda a que se rallen menos en el uso cotidiano) la capa antiestática (evita que el polvo se adhiera a la superficie de las lentes) y la capa hidrófoga (repele la suciedad y el agua de las lentes, facilitando la limpieza de las lentes).

Navegación

Contacto

navarro@navarrooptico.com

Carreño Miranda 3 Bajo

OVIEDO

Social